Argentina presente en el Festival de Teatro de Caracas

Artout News

 

     Tres agrupaciones del teatro argentino, El patrón Vásquez, con la obra Pundonor, un monólogo escrito y actuado por Andrea Garrote, quien lo dirige junto a Rafael Spregelburd;  el grupo La Rosa de Cobre, con «Ensayo sobre el miedo», escrita y dirigida por Federico Polleri, y “Mi nombre es viento”, del dramaturgo y guionista argentino Marcelo Adrián Sánchez. Una obra que narra la vida, lucha y tragedia de la heroína revolucionaria Juana Azurduy, contada desde una mirada sensible que recorre cada etapa de su compleja y apasionada vida, al tiempo que invita a la reflexión sobre el amor, la libertad y la lucha social, asistirán al I Festival Internacional de Teatro Progresista, dedicado a Colombia,   organizado por  el Ministerio del Poder Popular para la Cultura de la República Bolivariana de Venezuela, a través de la Compañía Nacional de Teatro (CNT),  con la participación de agrupaciones nacionales e internacionales provenientes de 14 países de América Latina, Europa y África, que se presentarán en las 22 parroquias de Caracas y varias ciudades del interior del país, entre el viernes 29 de julio y el domingo 7 de agosto.

    A las tres agrupaciones sureñas, se les une la intervención de Jorge Dubatti,  crítico, historiador y docente universitario especializado en teatro y artes. Doctor (Área de Historia y Teoría de las Artes) por la Universidad de Buenos Aires. Premio Academia Argentina de Letras al mejor egresado 1989 de la Universidad de Buenos Aires, quien brindará  el taller, vía streaming,   “Escuela de Espectadores para una nueva Cartografía Teatral”, a través de la plataforma ZOOM, los días domingo 31 de julio, lunes 1 y martes 2 de agosto,  a las 10 hs Venezuela 11 hs ARGENTINA, organizado por el Eje Formativo  del  festival.  Jorge Dubatti Fundó y dirige desde 2001 la Escuela de Espectadores de Buenos Aires, que cuenta con 340 alumnos.   Dubatti es  Director General del Aula de Espectadores de Teatro de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).    Ha contribuido a abrir 44 escuelas de espectadores en Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, España, Francia, México, Panamá, Perú, Uruguay, Venezuela.   Participa en el Projet ESNA – École du Spectateur de Nouvelle Aquitaine (Francia) para la creación de la primera escuela de espectadores digital. 

                                                                      DE LOS MEJORES DEL MUNDO

     Por la multiplicidad de sus propuestas, en virtud de una constante renovación en la escritura teatral, amén de la exigencia actoral, y una tradición de experimentación, al teatro argentino se le considera como uno de los mejores del mundo.   El I Festival Internacional de Teatro Progresista permitirá constatar la vitalidad, la originalidad y la calidad de la creación teatral argentina con la presentación de tres disímiles puestas en escena.

                                     «SACARLE LA LENGUA A LA HIPOCRESÍA, A LA MENTIRA»

 

      «Pundonor»,  o cómo las personas reproducen los mecanismos de un poder que disciplina y normaliza, protagonizada por Andrea Garrote, quien, además, escribe y dirige, junto con Rafael Spregelburd, llega a  Caracas, luego de unas presentaciones  en el Teatro La Abadía, de Madrid, en marzo del presente año, y de haber pasado por las tablas de Chile, Uruguay,  Brasil, y diversidad de espacios teatrales de Argentina.  Amén, de los múltiples reconocimientos y premios, a la mejor obra, actriz, y dirección.       Andrea Garrote, en más de una oportunidad ha dicho que le interesa mucho el campo filosófico del teatro, desde un lugar de entretenimiento, de diversión, nunca desde un lugar moral.  Y en cuanto a la relación del teatro y el poder sostiene, de manera tajante: «El teatro tiene que sacarle la lengua al poder.  A la moral malentendida, a la hipocresía, y a la mentira».

   Los espectadores caraqueños  asistirán  a una clase de las de antes, una mesa, una silla y, al fondo, un gran pizarrón.  La profesora, Claudia Pérez Espinosa, doctora en Sociología, irrumpe en clase después de haber faltado algunos meses por causas que el público va a conocer muy pronto.   Se enfrenta a un anhelante alumnado –el público-, deseoso de un nuevo y espectacular patinazo de la profesora.   La disertación es realmente deliciosa y los recursos actorales en los que se apoya Andrea Garrote convierten, de verdad, al espectador en un alumno.  ¡Estupenda e imperdible propuesta dramática!
   Desesperanzada, ácida, punzante y cuestionada por sus colegas, Claudia Pérez Espinoza comienza dubitativa la clase, pero, poco a poco, se va liberando de prejuicios y se enfrenta a todos con su mejor arma, el humor.   Humor del que no se librarán ni el filósofo sobre el que se centra la clase, Michel Foucault, ni los escritores e intelectuales sobre los que también apoya su discurso, Albert CamusJacques Derrida o Rainer María Rilke.    
 
   La sinopsis nos indica que es una obra que pone en cuestión la gran paradoja de nuestra conciencia actual: ¿Cómo luchar contra la pulsión estática y el avance de la centralización del poder que nos asfixia habiendo perdido la inocencia, siendo conscientes de que somos reproductores constantes de los mecanismos del poder? ¿Qué hacer? ¿Cómo abanderar nuevamente al hombre a pesar de sospechar de su libertad, de su libre albedrío como una expresión realmente nueva y no condicionada? Cuando se pierde la propia imagen, cuando la estocada se clava en el punto de honor quizás ya no haya qué perder y una nueva aventura comience.
 
   Andrea Garrote es actriz, directora, dramaturga y docente de gran trayectoria y reconocimiento en el teatro argentino  y latinoamericano.  Fundadora, junto a Rafael Spregelburd  de la compañía El Patrón Vázquez.   Como actriz ha trabajado en teatro con Javier Daulte, Rubén Szchumacher, Matías Feldman, Vivi Tellas, Laura Yusem, entre otros y en varias películas:  «Relatos Salvajes», «El patrón radiografía de un crimen» entre otras y series.   Por su trabajo como actriz, como directora y dramaturga ha recibido numerosos premios y nominaciones: Trinidad Guevara, Teatro XXI, Teresa Constantini, María Guerrero, Florencio Sánchez y Premios de Teatro del Mundo.   En los últimos años lleva estrenadas tres obras de su autoría,  Niños del limbo, El combate de los pozos, y Pundonor.
 
   Funciones: sábado 30 de julio 5:00 PM   Y  domingo 31 de julio 3:00 y 5:00 PM
Teatro Nacional, avenida Lecuna, Miracielos a Cipreses
 

                                                CRÍTICA AL «SÁLVESE QUIEN PUEDA»

   “Ensayo sobre el miedo”, distopía grotesca sobre el fin del mundo, escrita y dirigida por Federico Polleri, es la cuarta obra del grupo La Rosa de Cobre que está contada a modo futurista.   “Es un poco la idea de adónde vamos si seguimos comportándonos así como nos estamos comportando como sociedad, si seguimos teniendo el miedo como herramienta para disciplinar y tenemos miedo al otro o a la otra”, detalló la actriz, Belén Manetta, integrante del grupo, a un medio digital  de Mar del Plata, ciudad de origen de la agrupación, fundada en 2008.

     Ensayo sobre el miedo es una reflexión acerca de la época actual  y sobre el rol que el miedo juega en nuestras vidas, en lo social, como motor de actitudes colectivas, y en su dimensión particular, como determinante de subjetividades individuales. La propuesta artística de la obra se inscribe dentro del teatro épico de Bertolt Brecht, poética que el grupo ha transitado en espectáculos anteriores, y que (con actualizaciones y la incorporación de recursos que responden a su propia identidad) buscan poner en escena en algunas de sus obras. Estos recursos les permiten abordar una historia esencialmente trágica desde un abordaje tragicómico, tal como lo describe la sinopsis de la obra.

   «Situada en un futuro impreciso, la historia se inscribe en un escenario postapocalíptico, el resultado de un desastre social desatado por una epidemia de miedos. En este marco, uno de los últimos grupos de sobrevivientes, conformados por siete personas, conviven en un precario refugio, asediados permanentemente por Los Otros (los pocos sobrevivientes que quedan afuera) quienes representan para ellos una amenaza. Mientras resisten las invasiones del afuera, se debaten sobre qué hacer: si salir a recuperar el mundo o fortalecer ese refugio para mantenerse aislados y seguros. Para preparar su defensa construyen una barricada, que es por momentos una trinchera y, por otros, un muro, con todos los significados que ofrece una y otra opción».    Para su autor, Federico Polleri, «Ensayo sobre el miedo» es una crítica al «sálvese quien pueda», que fomenta la cultura del individualismo y el miedo al otro, que rompe los lazos comunitarios y aísla a las personas.  «La obra habla sobre el futuro al que nos lleva este presente de realismo capitalista, como lo llama Mark Fisher, si no hacemos algo para cambiarlo».

     «Ensayo sobre el miedo. Distopía grotesca sobre el fin del mundo», estrenada en marzo de 2018, habla de el mundo que  fue destruido por una epidemia de miedos.  En  un precario refugio, un grupo de sobrevivientes resiste y se debate en cavilaciones sobre qué hacer.   En la obra actúan José Britos, Carla Rossi, Belen Manetta, Esteban Padin, Pablo Guzzo y, como invitados, participan Alejandro Comercci y Cecilia Mesías. La escenografía y arte estuvo a cargo de Juan Ignacio Echeverría, la música original es de Leopoldo Juanes y la fotografía de Romina Elvira.  El Grupo «La Rosa de Cobre» está formado por Carla Rossi, Belén Manetta, Pablo Guzzo, José Luis Britos, Federico Polleri, Alejandro Arcuri, Esteban Padín y Juan Ignacio Echeverría.

   Federico Polleri, dramaturgo, actor, director y periodista, en paralelo con su actividad artística, fue responsable editorial de la Revista Ajo de Argentina y es guionista, productor audiovisual y docente en la Universidad Nacional de Mar del Plata, considera  que hacer teatro es una forma de resistencia.  «Con los años empecé a sentir que, incluso, es algo todavía más vital: una forma de sobrevivir en un mundo que nos aisla y que nos resulta cada vez más injusto y más hostil. Frente a eso, el teatro. Porque hacer teatro es hacer grupos, es hacer con otros». confesó en una entrevista.

   Funciones: miércoles 3 de agosto, 5:00 pm  Y jueves 4 de agosto, 3:00 y 5:00 pm

Teatro Municipal, esquina Reducto a Municipal.  Av. Lecuna con Av. Oeste 8.

                                                     MI NOMBRE ES VIENTO: JUANA AZURDUY

   «Mi nombre es viento», escrita por Marcelo Adrián Sánchez, es una tragedia musical sobre Juana Azurduy, un artefacto poético para rendir homenaje a la fígura histórica de Juana Azurduy, personaje al que la actriz Mariana Arrupe presta cuerpo y voz en una interpretación comprometida y generosa que conmueve y estremece al público.   Un trabajo de composición efectivo, que brinda lugar a una intensa intimidad con esa Juana posible que desafía con su discurso de venganza por la liberación de las tierras y los oprimidos. Una voz poderosa que conmueve por la contundencia de unos ideales ajenos a la tibieza de la corrección política de nuestros tiempos.

   La actuación cuenta con el apoyo de una banda sonora original  compuesta por Charly de Hoz Olivas que, en vivo, se articula orgánicamente con la trama argumental. La dirección de Ana María Laisa, que apuesta por la elipsis, da lugar a intensos contrastes sobre los que Arrupe compone una Juana caleidoscópica, espejada, a la que vemos rejuvenecer y envejecer con apenas dos gestos.   

 

La pasión y lucha de Juana Azurduy condensada en una obra que recorre sus relaciones familiares, amorosas, sus amistades, pero por sobre todas su espíritu revolucionario y su entrega a la causa libertaria. Este recorrido incluye los días en los campos de batalla y sus días de vejez, su juventud y sus últimos días rodeada de pobreza y miseria. Una obra que emociona de principio a fin, una mujer que dio todo por su pueblo sin haber recibido nada a  cambio.

                                               MARIANA ARRUPE, ACTRIZ EXCEPCIONAL

     

Es Actriz y Profesora de Arte Dramático, egresada de la Escuela Superior de Bellas Artes, en Neuquén capital.

Actualmente es docente del programa Teatro Escolar, en escuelas primarias y secundarias públicas de la Ciudad de Buenos Aires, y trabaja como actriz, asistente de dirección, directora y autora.

   Estudió Teatro con Carlos Ianni en el CELCIT, y con Claudia Quiroga. Se formó en dramaturgia con Mauricio Kartún, Román Podolsky, Marco Antonio de la Parra y Gracia Morales, además de diversos cursos intensivos con Gabriel Chamé Buendía (clown), Augusto Fernandes, Rubén Pagura (unipersonales), Juan Carlos De Petre, Raúl Shalom (teatro del oprimido), Sergio Rower, Luis Rivera López, por citar algunos.

   Se desempeñó como asistente de dirección de Carlos Ianni, desde 2012 en varias puestas. (La primera, “Riñón de cerdo para el desconsuelo”, con Claudio Martínez Bel y Teresita Galimany). En 2016 realizó la asistencia de dirección a Arístides Vargas en “Jacinta en el umbral”. Ese mismo año dirige la obra “Después que”.

   En cuanto a «Mi nombre es sueño», el trabajo actoral de  la actriz Mariana Arrupe  vale destacar que maneja muy bien la energía, que  su personaje le demanda y ella no la baja,  en ningún momento. Tiene un gran manejo de los tiempos; las pausas, las respiraciones, las miradas, todo está en equilibrio. Tiene un excelente manejo de la técnica, tanto corporal como vocal.  La puesta es minimalista, lo que exige de la interprete el despliegue y el oficio para recrear espacios y situaciones, labor que está ampliamente lograda; así mismo  es notable el trabajo de la dirección en este y otros puntos altos de la obra.  Es excelente el trabajo de Facundo  Ariel Veiras para con el vestuario, confeccionado en tonos ocres y rojos.   «Mi nombre es viento»  logró  el Primer puesto en el Festival Regional de Teatro Independiente, organizado por el CPTI (Consejo Provincial de Teatro Independiente) y el Premio a la Mejor Obra, Mejor Dirección y Mejor Actriz en el Festival del Teatro Independiente de Almirante Brown.  Enhorabuena, para los espectadores de la cita caraqueña, porque disfrutarán de un espectáculo de excelente factura.

 

   Cabe destacar que la obra, luego de varias funciones en barrios y festivales del conurbano bonaerense y CABA, se presentó -entre otros lugares- en el auditorio Juana Azurduy de la Asociación Madres de Plaza de Mayo.     «Mi nombre es viento» narra momentos poco conocidos de la heroína sudamericana y no evita, sino que revela sus más profundas contradicciones. Y, por si fuera poco,  abre una puerta a la reflexión acerca del amor y la libertad.   

   Todas las actividades del festival serán publicadas a través de las redes sociales, Instagram, Twitter, Facebook y Tik Tok @fesitpven, mediante la página web fesitpven.com.ve y las entradas se podrán comprar por el portal de Ticketmundo.   No pierdan la oportunidad de ver “Mi nombre es viento” Pasión y lucha de Juana Azurduy, es un unipersonal muy completo, emotivo, para reflexionar acerca del amor y la libertad.

Funciones: sábado 6 de agosto, 3:00 pm.   Domingo 7 de agosto, 5:00  y  7:00 pm 

Sala Juana Sujo, Fundación Casa del Artista,  Bulevar Amador Bendayan, Edf. Fundación Casa del Artista, Quebrada Honda.  

 
 

Entradas relacionadas

Deja tu comentario