Elena Morizio presenta su proyecto “Reflexiones para Cambiar”

Artout News

El coronavirus nos ha obligado a todos a aislarnos.
¡Pasamos mucho tiempo con nosotros mismos! Quizás hacer preguntas a nuestro corazón, reflexionar sobre nuestra felicidad, hacia dónde vamos, qué camino tomar en la vida.

La pregunta principal que me hice durante la cuarentena es la siguiente:
¿Me pregunté qué trajo el Coronavirus a la superficie desde lo más profundo de mi mundo interior? ¿Qué miedos, recuerdos, pensamientos, sentimientos?

El Espejo siempre ha sido el reflejo de partes negadas de nosotros mismos que se consideran indescriptibles, inaceptables. Símbolo antiguo cuyo origen se pierde en las brumas del tiempo, un objeto buscado y temido al mismo tiempo, creado con un solo propósito: nuestra necesidad de autoconciencia.

El espejo como una ventana a nuestros miedos, a lo que consideramos debilidades, a nuestras emociones no expresadas, a nuestros rencores, así como a nuestros instintos y sueños reprimidos injustamente.

En otras palabras, nuestra Sombra, nuestros monstruos, nuestro dragón.
El dragón. Malvado y antagonista del héroe en nuestra memoria y en nuestros cuentos de hadas, pero nada más que el que guarda nuestros tesoros, talentos y poderes que esperan ser liberados, reconquistados, acogidos y celebrados, y que muchas veces vienen a buscarnos en las pesadillas nocturnas. . (muestra: dibujo de saul, Yucatán)

Si seguimos privando a esa sombra de la posibilidad de expresarse y de ponernos en armonía con nuestro lado luminoso, el lado aparente y consciente, obstaculizará nuestra autorrealización y no nos permitirá ser auténticos y enamorados de nosotros mismos. con el vecino y con el medio ambiente.

Entonces, lo que tenemos que entender y afrontar es que nuestros miedos, debilidades e instintos (como la ira, la pasión) son nuestros recursos que tenemos que dejarlos expresar, aceptar e integrar dentro de nosotros; son oportunidades para ser personas equilibradas y conscientes.

El arte, junto con la religión y la filosofía, nos ha acompañado durante milenios. Herramienta fundamental para dar voz a lo que somos, a lo que sentimos, a lo que pensamos.

El arte como medio de expresión de lo inexpresable.
¿Y si observamos los hechos, en este caso la pandemia de Coronavirus, desde un punto de vista psicológico?
Son muchas las frases que me vienen a la mente, que en los últimos meses me he ido repitiendo internamente, pero que he escuchado constantemente incluso de quienes me rodean.

“Necesito respirar.” “No tengo tiempo para respirar”. “Ya no sé a dónde voy”. “No sé cómo ni dónde ubicarme en el mundo”. “Cada día es una carrera contra el tiempo”. “Necesito parar.” “No puedo soportar más esta vida, que ni siquiera he elegido”.

La reflexión sobre estas frases y la urgente necesidad de escucharlas fue seguida de la lectura de algunos libros sobre psicoterapia Gestalt y psicología transpersonal, es decir, ‘más allá de la persona’.
Estos libros hablan sobre los límites internos humanos, como los que usamos para crear con nuestra realidad externa.
Ejemplo: “El infierno es el otro, el infierno está ahí fuera …”

Reflexionando sobre los límites que hemos creado entre nosotros y el medio ambiente, me refiero inevitablemente a la Naturaleza y al vínculo que solíamos tener con ella pero al que le hemos dado la espalda.

Es gracias a la naturaleza que durante milenios en el hombre no ha habido distinción entre cuerpo y espíritu. Pensar y sentir. Lógica e instinto. Individualidad y unión con los demás y con todo.
Nuestra fuerza vital, la autenticidad que nos mueve, está ligada por un fil rouge a la naturaleza primordial, a la que hemos decidido considerar enemiga. Pero nuestra existencia es en vano sin ella.

Causa y efecto: al renunciar a este vínculo, nos condenamos a la autodestrucción. Porque lo que no reconocemos, lo oscuro, lo que no entendemos, o más bien no queremos comprender, tendemos a destruirlo.
Le prendimos fuego … lo afeitamos en el suelo … lo sofocamos con plástico … para hacer algunas referencias ecológicas.

Cuando negamos una parte de nosotros, la proyectamos en el mundo exterior, acusando a este último (un familiar, un compañero de escuela, empleador, cónyuge, tu ciudad …) de nuestra frustración e incompletitud.

Pero la naturaleza es mucho más inteligente que nosotros y el vínculo que tenemos con ella va más allá de nuestra voluntad racional. Es un vínculo tan antiguo como el mundo. La naturaleza y nuestra conciencia van de la mano …
Aquí es donde comienza el efecto Boomerang: la naturaleza nos envía a nuestros monstruos. ¡Nos obliga a enfrentarlos! En otras palabras, negamos la naturaleza y todos los instintos y lados oscuros de nosotros conectados a ella, en consecuencia, la naturaleza nos los devuelve en forma de coronavirus. Obligándonos al silencio, a escuchar nuestra respiración, a la tarea irrevocable de lidiar con nosotros mismos.

El objeto, la persona, el evento, el lugar en el que proyectamos nuestra mierda actuará como espejo devolviéndolo a su vez. Por eso el otro es tan importante.
El otro y el entorno como proyección.

Y la naturaleza no es el único arquitecto, precisamente por el vínculo que mencioné anteriormente. Hay una colaboración, una interconexión entre ella y nosotros. Necesitábamos respirar y ella necesitaba mostrarnos que nos habíamos perdido.

Vuelvo a hacer la pregunta:
¿Nos preguntamos qué trajo el Coronavirus a la superficie desde lo más profundo de nuestro mundo interior? ¿Qué miedos, recuerdos, sentimientos, reflexiones?

Este proyecto nació de mi pasión por la psicología, de mi deseo de abrazar a la humanidad desde mi habitación y compartir con ella lo que sentía, de la pregunta que propuse arriba y de esas frases (“no tengo tiempo para respirar”…) . Frases que eran solicitudes de ayuda de nosotros mismos y del mundo. Solicitudes que han sido aceptadas por muchos durante la cuarentena. Porque nos tomamos el tiempo para escucharlas. Muchas personas se miraron al espejo admitiendo que el camino que estaban siguiendo estaba equivocado , sin respetar sus corazones.
Tenía curiosidad por saber qué pasaba dentro de las personas y quería proponer un camino, una nueva herramienta a aquellos que aún no eran capaces de expresar las emociones que los abrumaban, en ese momento surrealista y perdido.

Las primeras personas involucradas fueron amigos cercanos: les pedí que dibujaran en un espejo de casa, mediante el uso de un marcador lavable, un lápiz labial o pintura, cualquier cosa que representara sus reflexiones y sentimientos sobre el Coronavirus. Una imagen, un símbolo, una frase (¡algunos añadieron un video corto de la obra también!) Que expresaba su estado de ánimo en ese momento y lo dejaba fluir hacia afuera. Esto es exactamente lo que sus hijos deberían darse cuenta desde casa.

Gracias a mis amigos y al boca a boca, en unos días recibí muchos dibujos, y en unas semanas mi idea tuvo un nombre: Reflexiones para el cambio. Comencé a recopilar todas las maravillosas expresiones artísticas que seguían llegando y a crear un diálogo con los participantes, reflexionando e investigando lo que habían representado.

No quería detenerme en las fronteras nacionales. A través de las redes sociales me puse en contacto con personas de varios rincones del planeta y me respondieron. Desconocido, sin saber quién era yo. Personas de diferentes edades, diferentes antecedentes sociales, culturales y religiosos. Pero el arte une. El arte es un lenguaje universal. El arte nos salva. El arte es compartir, es despojarse del alma, escucharla, darle voz, celebrarla y entregarla al mundo.

En el verano algo cambió: una organización sin fines de lucro de Chicago, EE. UU., Decidió unirse con su estudiante de 17/18 años. Luego otra organización de Louisiana, EE. UU., Con pequeños artistas de 6/11 años. Llegan otros de todas partes.

El proyecto se transformó en un Workshop Mundial.
El Otro (en primer lugar TÚ reflejado, es decir, el otro que es tu lado desconocido), es tu espejo y no eres nada sin él.
Cuanto antes comencemos a tratar con nosotros mismos, antes seremos más felices, libres por dentro y conscientes de lo que queremos.

¿Pueden imaginarse lo importante que es la expresión del espejo Art para los más pequeños? ¡Una herramienta para que profesores y padres descubran, comprendan y ayuden a surgir el mundo emocional íntimo de sus hijos y alumnos!

¿Qué importancia tendría para tus hijos, para tus chicos, tener la oportunidad de expresar lo que llevan dentro? Mirándose en el espejo, contemplando sus rostros reflejados y dibujando en él las pautas de su universo interior. Preciosos diseños que no son más que las primeras manifestaciones creativas de una existencia, de una identidad que está floreciendo, que quiere expresarse y que muchas veces lucha por tomar forma en una sociedad de apariencia, que en lugar de alimentar el fuego interno del ser humano. , lo consume.

A nivel técnico los alumnos deben realizar un dibujo en un espejo que tengan en casa, expresando sus pensamientos y sentimientos sobre el Coronavirus, agregando algunas palabras explicativas que puedan referirse directamente al profesor, además de tomar una foto del dibujo y enviar todo esto. a mi.

Coleccionaré todos los dibujos de todos los Estados del Mundo realizando un gran espejo con todos ellos y un libro documental histórico-artístico mundial sobre la pandemia del siglo XXI.
¡Y sus dibujos de niños y chicos serán parte de eso!

Los más jóvenes tienen el mundo en sus manos. Un mundo que sólo tendrá futuro si se vuelven adultos conscientes, en paz consigo mismos, auténticos y libres.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario