Finalizó el Festival Internacional de Buenos Aires

Más de 185.000 personas disfrutaron del festival del verano en la Ciudad. Su edición 2020 salió a la calle para que vecinos y turistas puedan vivir lo mejor del teatro, la música, las artes visuales y la danza en 115 sedes y espacios culturales. Más de 2800 artistas y 530 espectáculos y actividades; 169 programadores de todo el mundo; intervenciones gratis en espacios públicos de la mano de Ciudanza; una fiesta de apertura en el Casco Histórico y un cierre multitudinario en el barrio del Abasto, entre otras propuestas culturales.

Finalizó el 13° Festival Internacional de Buenos Aires, presentado por el Ministerio de Cultura de la Ciudad. Su edición 2020 cerró este sábado con una multitudinaria Maratón Abasto: un multidisciplinario evento que tuvo su primera y exitosa puesta en el FIBA pasado, y que llenó de artistas y público las salas y espacios del Abasto, elegido por el Festival por ser el barrio con más teatros independientes de Buenos Aires. Más de 40 sedes y espacios del barrio fueron parte del FIBA, además de diversos bares, peluquerías, restaurantes, lavaderos de autos, estaciones de subte, fachadas de edificios y balcones privados, entre muchísimos otros. Una noche en la que el teatro, la música, las artes visuales, la danza y la performance fueron las grandes protagonistas en todos los rincones del barrio.

El FIBA ofreció una amplia oferta de propuestas culturales en 115 sedes y espacios culturales en la Ciudad. Con dirección artística de Federico Irazábal, el nuevo festival de verano salió a la calle, para que el público se encuentre con más de 2800 artistas en todos los barrios. El resultado, una verdadera fiesta multidisciplinaria con 530 espectáculos y actividades, donde vecinos y turistas disfrutaron lo mejor del teatro, la música, las artes visuales y la danza.

El ministro de cultura de la Ciudad, Enrique Avogadro, sostuvo: “El FIBA se consolida nuevamente como el protagonista indiscutible del verano en la Ciudad. Este festival nutre y enriquece el acervo cultural de Buenos Aires, ofreciendo una innumerable cantidad de propuestas nacionales e internacionales que involucran al espacio público, la cultura independiente y a los vecinos y turistas. Estamos orgullosos de poder seguir apostando a esta plataforma cultural que pone en valor a nuestros talentos y que fomenta su trabajo ante los ojos del mundo artístico. 

Federico Irazábal, director artístico del festival, agregó: “Cerramos una nueva edición del FIBA ratificando la apropiación que los porteños han hecho de este evento ya instalado en el verano de la ciudad de cada año. Desde una plena ocupación de las salas en las que se realizaron los montajes nacionales e internacionales, así como en cada uno de los barrios en los que hubo propuestas artísticas, el público acompañó al festival con entusiasmo en los diversos tipos de propuestas ofrecidas. La fiesta performática en el Casco Histórico y la Maratón Abasto fueron los hitos de apertura y cierre de un festival que a lo largo de sus diez días fue vivido por artistas, espectadores y programadores como una verdadera fiesta.”

A través de una gran cantidad de propuestas escénicas la Ciudad de Buenos Aires se vio invadida por una edición 2020 que salió a la calle, mediante site specifics en diferentes escenarios no convencionales como fue la multitudinaria fiesta performática en el Casco Histórico, la noche de apertura del festival, frente al Museo de la Ciudad. En el marco del plan cultural del Gobierno de la Ciudad de recuperación y desarrollo del Casco Histórico, el Festival propuso una noche de encuentro y disfrute en sus calles empedradas, las casas bajas, terrazas, y varios lugares distintivos del barrio de Montserrat. Además, durante el primer fin de semana del FIBA, Ciudanza irrumpió en diferentes espacios públicos con intervenciones de danza gratuitas al alcance de todos. Un encuentro entre la danza y la gente para redescubrir los paisajes urbanos en tres puntos de la Ciudad: el nuevo Paseo del Bajo, el Parque de la Estación y la unión de Plaza Lavalle con la calle Pres. Roque Sáenz Peña.

La apertura del festival, además, contó con el estreno de El Público de Mariano Pensotti y Grupo Marea en la Sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín y dos Salas de cine de El Cultural San Martín. Por primera vez, el Festival coprodujo un rodaje de cine, junto al Metropolitan Sura, que se proyectó durante todos los días de FIBA. La propuesta intervino el espacio público y conectó salas del circuito oficial con el comercial.

En 2020 el Festival transitó, especialmente, cuatro temáticas: género y diversidad, ambiente, integración y tecnología. En este sentido el FIBA retomó las reflexiones sobre género con debates, charlas, obras y performances que trataron temas como la construcción de identidades y el cuestionamiento de la norma. Otra de las problemáticas que abordó el festival es la contaminación ambiental a través de, por ejemplo, la reflexión sobre las circunstancias particulares de montaje del coreógrafo Jerome Bel, quien para evitar el uso de transportes contaminantes, el director francés decidió que su obra sea desarrollada en Argentina por un coreógrafo residente. Por otro lado, a partir de la presencia de la artista y activista por la accesibilidad Claire Cunningham, que llevó adelante una obra, una lectura performática y un taller, y gracias a la colaboración del British Council, se trabajó con las principales sedes para comenzar a convertirlas en espacios accesibles para personas con discapacidad. Finalmente, en los últimos años se estrechó el vínculo entre el teatro y la tecnología lo que lleva a analizar y pensar los modos en que se pueden realizar cruces entre el teatro y la robótica o la realidad virtual. El Festival se subió a esta discusión junto a  uno de los grupos con más historia en esta línea, Teatrocinema.

Esta edición contó con 14 propuestas internacionales con piezas y directores de Alemania, Argentina, Brasil, Francia, India, Uruguay, Escocia, Italia, Suiza, España, Chile, Canadá y Colombia, algunas de ellas en carácter de coproducción. Todas con una temática en común: el cuerpo colectivo e individual. Entre ellas se presentó La Gioia de Pippo Delbono (Italia), parte del ciclo ITALIA XXI, producido por Teatro Coliseo e Istituto Italiano di Cultura. Gala del renombrado coreógrafo y bailarín Jérôme Bel (Francia), presentada con el apoyo del Institut Français d’Argentine de la Embajada de Francia. Orlando de Julie Beauvais y Horace Lundd (Suiza y Francia), presentada con el apoyo de COINCIDENCIA – Programa de intercambios en América del Sur de la Fundación suiza para la cultura Pro Helvetia. Y OH MY de Henrike Iglesias (Alemania).

Además, una extensa oferta de propuestas nacionales que reflejan al mundo el talento y diversidad del teatro independiente argentino. 17 obras seleccionadas entre más de 400 propuestas de todo el país de distintos géneros y formatos y 12 proyectos coproducidos junto al Festival que fueron estrenados en este marco y que luego continuarán con su recorrido tanto en los escenarios argentinos como en los extranjeros. Por primera vez, el FIBA coprodujo una obra junto al programa Arte en Barrios del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y la sala independiente El Método Kairós: El arrebato, que continuará con funciones todos los lunes a las 21 h luego de su estreno en el festival. A su vez, a lo largo de todo el Festival, FIBA presentó obras coproducidas junto a: El Festival Buenos Aires Danza Contemporánea, el teatro Metropolitan Sura, el Centro Cultural R. Ricardo Rojas UBA, Barrios creativos y la Bienal de Arte Joven.

Como novedad, el festival presentó dos propuestas. Teatro de frontera, una sección donde reestrenó tres obras de un mismo director, en 2020 fue el turno de Dennis Smith, pero con la particularidad de que se presentarán en lugares no convencionales. Y Experiencia Veronese, invitado por el Festival, el autor y director teatral Daniel Veronese mostró dos de sus últimos trabajos inscriptos en un fuerte marco de experimentación.

La programación contó nuevamente con obras invitadas por distintas instituciones nacionales, provinciales y municipales. Este año las instituciones que serán parte del Festival son el Complejo Teatral de Buenos Aires, que esta vez participó con una reposición y un estreno que se realizaron en el marco de FIBA; Proteatro, que nuevamente participó con dos producciones subsidiadas en 2019; y la Universidad Nacional de las Artes, que se incorporó con una producción de teatro y otra de danza. Asimismo, se destacó la presencia del programa Arte en Barrios, del Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires que promueve la actividad cultural a través de talleres artísticos y de oficios, capacitación y generación de proyectos, festivales, eventos, salidas y visitas guiadas para todas las edades, atendiendo las necesidades de los barrios emergentes. Y este año además el FIBA contó, por un lado, con la presencia de AADET, organismo que nuclea a toda una zona del teatro local y que hasta ahora no había tenido participación activa en el Festival; y, por el otro, con una obra invitada por la Compañía Nacional de Danza Contemporánea. Y por tercera edición consecutiva, estuvo presente el Instituto Nacional del Teatro, con una selección de obras de diversas provincias del país.

Con récord de convocatoria, 169 programadores de artes escénicas de todo el mundo participaron del Mercado/Fiba, una experiencia destinada a impulsar la visibilidad y internacionalización del teatro argentino. También se presentaron proyectos work in progress mediante una selección de trabajos en proceso de creación que se dieron a conocer antes de su debut. En 2019, el recorrido de los programadores y productores  había sido un éxito. Más de 20 obras ya pudieron formar parte de festivales y carteleras de todo el mundo, mientras otra enorme cantidad de propuestas se encuentran ahora mismo en conversaciones para lograr sus participaciones.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario